02 mayo, 2015

¿Estamos protegidos en las compras en comercios tradicionales?

Conozco algunos casos de personas a los que en comercios tradicionales (léase centros comerciales, tiendas de las de toda la vida, hoteles, restaurantes, ..., todo lo que no es "Internet"), les han entregado productos defectuosos, rotos, falsificados, caducados, cajas vacías, les han clonado la tarjeta, cobrado de más ..., conozco hasta a una persona que encontró una rata dentro de una barra de pan.

Conclusión: no estamos protegidos en las compras en comercios tradicionales.


Sí, lo confieso, titular provocador y texto demagógico. No sé si pasaría el curso de ética periodística, pero es que hay cosas que parece que no superamos nunca.

Titular (este sí en un medio "serio" de "los de toda la vida"):

Fuente http://cadenaser.com/programa/2015/04/30/ser_consumidor/1430418783_079452.html

Hay cosas que parece que no han cambiado nada en los últimos diez años. La criminalización de Internet es una de ellas.

¿Cuándo vamos a dejar de meter en el mismo saco todo lo que tiene en común utilizar Internet como medio? ¿Cuándo vamos a entender que Internet es una dimensión más de lo que hacemos todos los días? ¿Cuándo vamos a dejar de tratar de decidir si es bueno o malo en sí mismo y nos vamos a poner a conocer las nociones básicas de conocimiento de este medio?

Si nadie escribiría generalizaciones absurdas sobre el comercio tradicional a partir de casos puntuales como los descritos en el primer párrafo ¿por qué si se generaliza cuando lo mismo pasa usando un canal digital?

Qué aburrido.


Enlace a una copia en pdf de la página enlazada, por si cambia el enlace o desaparece.

30 abril, 2015

Blogs, empresas y cumpleaños.

Lo bueno de ir cumpliendo años es que uno puede ir echando la vista atrás y ver con los ojos y la experiencia de hoy las cosas que se hicieron y se dijeron ayer.

Hoy, que Territorio creativo cumple años, me ha dado por rebuscar para encontrar por curiosidad los registros de los inicios de mi relación con los tres hermanos Polo, que ha sido larga y estrecha (como los menús de degustación) y muy desequilibrada, ya que ha sido mucho más productiva y enriquecedora para mí, que para ellos.

Todo empezó hace más de diez años, antes de que lanzaran en blog de Territorio creativo pero la "desvirtualización", que es lo que antes contaba a la hora de decir que "conocías" a alguien, vino un día a finales de agosto de 2005 por una simple coincidencia de la vida, y desde ahí no hizo sino ir a más. Empecé a ser cliente de Fernando en un proyecto (antes no se llamaban todavía Start Ups) terriblemente innovador que puso en marcha, proyecto que yo creo que se adelantó en mucho a su tiempo y que si lo hubiera lanzado dos años después habría dado mucho de que hablar. Es lo que tiene ir dos pasos por delante, que la mayoría no te sigue.

Luego conocí a Juan Luis, descubrimos que teníamos en común algo más que celebrar el cumpleaños el mismo día, a Mari Cruz, que es el verdadero pilar que sustenta Territorio... En fin, lo demás es historia.

Todo este rollo para decir que en esa auto búsqueda que he hecho aquí, me he encontrado también la reseña de cómo conocí a Julio Alonso (no me voy a enrollar) y siguiendo enlaces, me he encontrado con la reseña que a su vez publicó Julio del mismo evento y en esa entrada me he encontrado con esta joya de comentario:

Consultor Anónimo


No voy a desvelar quién es Consultor Anónimo. Los que estábamos entonces lo sabemos, los que no, que investiguen. A lo mejor el mismo aludido da la cara por aquí ;-)

Y ojo, que no es que pretenda crucificar a nadie sacando un comentario de contexto, todo lo contrario. Yo mismo, cinco años después de ese comentario escribía aquí que las empresas no deberían necesitar un blog, y es que en aquellos momentos se hablaba de blog como herramienta ágil de comunicación, frente a lo rígido de las páginas web.

Mi visión ya desde hace tiempo, está muy matizada, imagino que la de Consultor Anónimo también. Desde hace ya unos años veo la web corporativa como la voz de la empresa, y el blog como la voz de quienes trabajan en la empresa. Creo, y he defendido en muchos sitios, que la página web debe ser el lugar en el que la empresa habla ella misma (por supuesto en primera persona), y el blog corporativo el lugar donde quienes trabajan en la empresa comparten sus experiencias y opiniones, también en primera persona. No entiendo esos blogs corporativos en los que la firma es el nombre de la empresa, o el nombre de un departamento.

Pero bueno, para gustos están los colores. Si en estos años hemos aprendido algo, es que en esto no hay recetas.

24 abril, 2015

Transformación digital

Transformación digital
Mira qué casualidad, me pongo a escribir sobre transformación digital y me encuentro con que Bernardo Crespo se me adelanta con sus mentiras sobre Transformación Digital (así, con mayúsculas).

Tengo la sensación de que con esto de la transformación digital está pasando como pasó con el CRM: que algo que es más una cuestión de trabajar de una forma diferente aprovechando las nuevas herramientas que tenemos a nuestro alcance, lo están cogiendo las grandes consultoras y lo están convirtiendo en una excusa para vender paquetes de software que al final se están quedando con el nombre del concepto.

Bernardo termina su reflexión diciendo:
Quizá el camino hacia la transformación digital pasa porque las grandes compañías dejen de confiar el cambio digital a los que siempre han confiado su estrategia tradicional.
Y estando de acuerdo con eso, yo lo formularía de otra forma, porque entre quienes han definido esa estrategia tradicional puede haber algunos que sí sean "reaprovechables".

En mi opinión, las compañías deben confiar el cambio digital a quienes ya lo han abrazado. A quienes ya se han aburrido de Twitter


A quienes ya no piensan en "lo digital" como algo forzado o paralelo, a quienes lo consideran una parte natural de su día a día.

¿Le confiarías la estrategia de movilidad de tu negocio a alguien que no usa teléfono móvil, o que lo empezó a usar hace unas semanas?

Esto no va de software, la nube o el big data. Como dice Gonzalo, esto va de comunicarse, de crear redes. Las herramientas están ahí, solo quienes ya están maduros en su uso y adopción pueden transformar las organizaciones porque ya se han transformado ellos mismos.


16 abril, 2015

Comprar bienes, servicios o incertidumbres

Comprar seguros

Dice Seth Godin (sí, hacía tiempo que no le glosaba por aquí), que hay dos tipos de compras: para reponer o para explorar.

Esto es así si hablamos de productos o de servicios que se experimentan (él mismo habla del caso de visitas al masajista), pero no se cumple cuando lo que compramos son promesas de que se recibirá un cierto servicio o prestación cuando algo suceda.

Y eso es lo que se compra cuando contratamos seguros: promesas. No hay producto físico, evidentemente, y no hay servicio si no se materializa el riesgo que se asegura.

Y muchas veces se nos olvida.

24 marzo, 2015

Hacia un mundo de datos

Lo publicaba Techcrunch hace unos días: Otra aseguradora de salud ha sido "atacada" y los malos han accedido a datos de sus clientes incluyendo historiales médicos.

No ha sido la primera vez y no será la última, de eso estoy seguro.

Y también estoy seguro de que esto dejará de ser noticia porque pasará a ser parte de los sucesos "normales" a los que nos vamos a enfrentar próximamente.

Porque si vivimos en un mundo el el que un adolescente puede descubrir fallos en la seguridad en Internet Explorer, Chrome y Safari en solo 48 horas, ¿qué no podrá conseguir un grupo de malos con todo el tiempo del mundo?

Llevamos ya tiempo diciendo que los datos son el nuevo petróleo, así que es de esperar que haya quienes quiera extraer ese petróleo y sacarle un beneficio económico, y ese petróleo está en aseguradoras, bancos, compañías telefónicas, ...

No se me ocurre cómo vamos a poder luchar con esto.

Por mucho que se invierta en proteger la información de una compañía, siempre habrá alguien que encontrará la forma de colarse en sus sistemas. Bien encontrando vulnerabilidades en los sistemas de protección, bien aprovechando los descuidos o la falta de formación de los empleados.

Nos hemos educado en una cultura de privacidad y de protección de los datos que no sé si vamos a poder mantener en los años que vienen. Pero por otro lado, nos preocupamos por este tipo de "robos" de datos cuando la mayor parte de estos datos los estamos compartiendo nosotros mismos, conscientemente o no, con nuestra actividad de todos los días: uso de tarjetas de crédito, navegación por internet, localización de teléfonos móviles, publicación en redes sociales, GPS, IPS, aplicaciones móviles que los agregan y los explotan...

Los datos fluyen todos los días. Hay quien hace un uso legítimo de ellos y hay quien no. Hay países que establecen políticas restrictivas y los hay que no. Pero el mundo hacia el que vamos es un mundo en el que se van a explotar grandes volúmenes de información, tanta como sea posible encontrar. Así que yo, por mi parte, voy a dejar de preocuparme por esto y a tratar de centrar mis esfuerzos en cosas en las que pueda ver un resultado real.