Reflexiones al acabar 2016

Publicado por en fin de año, Personal

Navidad 2016Estamos en esas fechas del año en el que quien más, quien menos, dedica un rato a echar la vista atrás y revisar lo que ha sido de su vida en los últimos doce meses.

Es algo que podríamos hacer en cualquier momento, pero la convención de que es ahora cuando acaba el año parece que hace este momento el más adecuado.

Yo, cuando hago esta revisión, me debato entre mi tendencia a pensar que podría haber hecho más cosas o mejor las que he hecho y la opción de culpar al destino o la suerte de no haber llegado donde me gustaría.

He sentido este año como un periodo de transición entre nuestra última aventura americana y lo que está por venir. No sé muy bien a qué se ha debido este sentimiento, pero ahí ha estado, ahí está. Un año en el que, en lo que respecta a este canal de comunicación, decidí abandonar Blogger y pasarme a WordPress, en el que he explorado nuevas formas de distribuir contenidos y en el que he empezado a relacionar aquí los enlaces que comparto en diversos canales digitales.

Además, también es un momento del año en el que quien más, quien menos, busca una excusa para alguna reunión familiar.

A medida que uno va cumpliendo años va acumulando vivencias, pero sobre todo va acumulando relaciones con personas que pasan por su vida y por cuyas vidas pasa. He tenido la inmensa suerte de vivir fuera de mi ciudad y de mi país de nacimiento. He tenido la inmensa suerte de que muchas personas de diferentes orígenes se hayan cruzado conmigo y hayan dejado algo de ellos mí. Espero también haber dejado algo de mí en ellos. Algunos de ellos hoy están lejos en el espacio, pero siguen muy cerca en el espíritu.

He llegado ya a una edad en la que algunas de esas personas empiezan a faltar. Algunos por ley de vida, otros antes de lo que podríamos haber pensado. Y en estos momentos pienso mucho en ellos. Pienso en lo que me han aportado y en el vacío que me deja su marcha. El vacío de las palabras no dichas, de los abrazos no dados, de las risas que no volverán.

Aprovecho este medio para transmitir mis mejores deseos para estos días y para el año nuevo que está por venir. Disfruta de quienes están a tu lado y dedica un momento a recordar a quienes ya no están.