Barcos que no se quedan en puerto

Publicado por en Cambio, carrera, Personal

Ala de aviónHoy es el primer día del resto de mi vida.

Nunca una frase hecha cobró tanto sentido para mí (y para mi familia).

Escribo estas líneas en un vuelo de ida, sin fecha prevista de vuelta. Un vuelo a una nueva vida, un vuelo hacia lo desconocido.

Hace casi ocho años escribía aquí sobre una nueva aventura profesional que me llevaba a Miami, aventura que supuso algo muy importante para mi familia, me permitió crecer profesionalmente haciéndome pasar por situaciones muy complejas, supuso un hito en mi carrera profesional y me dejó grandes amigos en ese continente; aunque por otro lado, tuvo un enorme coste profesional para mi mujer, que lo sacrificó todo por esa aventura, y bastante significativo también para mí una vez terminada esa experiencia.

Hoy vuelvo a escribir sobre aventuras. Ésta posiblemente con más riesgo y más implicaciones. Espero (y deseo) que también sea importante y positiva para mi familia.

Después de dos años estupendos en Ferrovial, en los que he tenido la suerte de trabajar con gente absolutamente maravillosa en lo personal (que es lo realmente importante) y en lo profesional, lo dejamos todo y nos vamos a Houston, Texas. Ciudad floreciente en un estado floreciente de los EE.UU., donde me ha surgido la oportunidad de seguir aprendiendo y creciendo profesionalmente.

Al conocer la noticia, un amigo publicó en un grupo de Whatsapp (la auténtica red de redes) esta frase atribuida, no sé si correctamente o no a Paulo Coelho y que me ha inspirado el título para esta entrada:

“El barco está más seguro cuando está en el puerto; pero no es para eso para lo que se construyeron los barcos”.

Creo que ni mi familia ni yo somos barcos para estar en puerto. Nuestra nueva aventura se inicia hoy. Seguro que no encontramos calma chicha, pero espero que no encontremos tampoco grandes tormentas y, si las encontramos, que seamos capaces de capearlas juntos.

Deseadnos suerte.

Nota.- Escrito el 19 de mayo de 2014. Publicado más tarde por coordinación con la comunicación profesional de mi incorporación a mis nuevas funciones.