Derechos Civiles y Big Data

Publicado por en Datos, Macrodatos, privacidad, protección datos

MacrodatosMe pongo a rebuscar un correo electrónico antiguo en ese archivo casi infinito que es Gmail y, sin quererlo, me encuentro con este interesantísimo post en O’Reilly Radar: Big data is our generation’s civil rights issue, and we don’t know it que hace casi cuatro años envié en en contexto de una conversación sobre la necesidad o no de la existencia de una legislación que regule cómo se usan los datos que se recopilan todos los días.

Interesante, digo, desde el propio título, (Big data es el problema de Derechos Civiles de nuestra generación, y no lo sabemos) que dice mucho más en esas 13 palabras que muchos artículos sobre big data en 3.000.

Parece mentira que hayan pasado casi cuatro años desde que se escribió y que siga de tan rabiosa actualidad.

Estamos asistiendo, conscientemente o no, a un absoluto furor en la recopilación y la explotación de información. No somos realmente conscientes de cuándo estamos dando datos a quién ni tenemos muy claro qué hacer con los datos que estamos manejando en nuestro ámbito profesional. Lo cierto es que existe una verdadera batalla por los datos y que muchos de los movimientos empresariales de los que estamos siendo testigos no son sino compras de ingentes bases de datos.

Y parece evidente que, a pesar de lo que nos resulta fácil pensar, la clave está en la primera frase del artículo:

Data doesn’t invade people’s lives. Lack of control over how it’s used does (Los datos no invaden las vidas de las personas. Lo que lo hace es la falta de control sobre el uso que se les da).

Porque tendemos a pensar que el problema está en la recogida de datos y que, conociendo los datos que cedemos, podemos controlar lo que quien los recibe sabe de nosotros, y nos olvidamos de que el uso que se les puede dar va mucho más allá de lo que nosotros imaginamos.

Lee el artículo, merece la pena. En él te vas a encontrar con perlas como:

“With the new, data-is-abundant model, we collect first and ask questions later. […] This means we collect information long before we decide what it’s for.” (Con el nuevo modelo de “datos abundantes”, primero recopilamos y luego nos hacemos las preguntas. Esto quiere decir que recogemos datos mucho antes de saber para qué).

“If I collect information on the music you listen to, you might assume I will use that data in order to suggest new songs, or share it with your friends. But instead, I could use it to guess at your racial background. And then I could use that data to deny you a loan.” (Si recopilo información sobre la música que escuchas, asumirás que lo voy a usar para recomendarte nuevas canciones o para compartirlo con tus amigos. Pero en lugar de eso, puedo usarlo para adivinar tu origen étnico y eso para denegarte un préstamo).

Y te acaba haciendo ver que la legislación sobre la gestión de los datos (la llamemos como la llamemos) es algo que, nos guste o no, es inevitable.

 

Nota:

Las traducciones son libres tratando de reflejar la idea más que la literalidad.