Las editoriales se equivocan

Hoy mi padre me ha pedido que le ayude con un problema.

Se acababa de gastar 11 euros en un libro en formato electrónico, pero no lo podía ver de ninguna forma ni conseguir que Calibre lo convirtiera para cargarlo en su Kindle.

Mi padre está a punto de cumplir 76 años, y desde que el año pasado le compramos el Kindle nos ha quedado muy claro que acertamos plenamente. Mi padre es uno de esos early adopters de este tipo de dispositivos a los que la tecnología les importa poco, porque la ven como un medio que les da acceso a otra cosa a la que ya estaban enganchados: la lectura.

El problema que tenía mi padre es que el libro que se acababa de comprar venía protegido con DRM de Adobe.

Es decir, que alguien en algún sitio, parapetado tras una mesa de despacho y protegiendo un modelo de negocio que ya no se sostiene, decidió en algún momento el dispositivo con el que mi padre tenía que acceder al archivo que hace unas horas acababa de comprar y, además, complicarle mucho la vida.

Cuando le he contado que lo que se acababa de descargar no era el libro sino un enlace y que para abrirlo tenía que asociar en el navegador el formato a Adobe Digital Editions (y descargarse este programa, claro) para así descargarse el libro, pero que aún así no podría cargarlo en su Kindle salvo que rompiera el DRM, me ha dicho con gran dolor de su corazón: «la verdad es que se le quitan a uno las ganas de comprar libros electrónicos, descargarlos sin pagar hace que sea todo mucho más fácil».

¿Por qué la industria editorial tiene que poner barreras que hacen que sea todo tan complicado? Los lectores de verdad quieren (queremos) leer, y entendemos que hay que pagar por los libros que queremos leer, pero tener que dedicar casi tres horas a investigar cómo cargar algo que se ha pagado ya (y bien pagado, porque 11 eurazos por un libro que en papel en Casa del Libro cuesta 16… pero ese es otro tema) al dispositivo elegido, y además sentirte como un delincuente al hacerlo no es de recibo. No señor.

El que quiere encontrar ese mismo libro para descarga directa sin pagar lo tiene muy fácil ¿por qué el que quiere pagar lo tiene tan difícil? ¿Qué estamos incentivando?

28 pensamientos sobre “Las editoriales se equivocan”

  1. Estoy de acuerdo. Tengo un Kindle y me enfrento al mismo problema. Además del tema que has comentado de los precios, que es exagerado y una tomadura de pelo.
    Un saludo

  2. Realmente muy interesante. Hace un mes mas o menos, mis padres me trajeron de regalo un eReader común y silvestre. Pensé en comprar libros en formato digital pero cuando buscaba aquellos que me interesaban no los encontraba. Curiosamente al poco tiempo me topé con una bibloteca virtual gratis. Mucho mas fácil.
    Ojalá fuese todo libre y gratuito. Aunque no se que solución darle a los escritores. Realmente no se.

  3. Creo tener leído que Amazon abrirá. En breve su tienda en español.
    Tal vez eso obligue a nuestras editoriales cortoplacistas a aprender, por las malas, el camino que hace eones que siguen sus análogas de EEUU.

    Yo hace un mes que me compré el Kindle para leerme una colección de 5 libros. En formato "árboles muertos" y tapa dura, en español, me salían a más de 100€. En Amazon, en inglés, me costaron 13€, y eso es lo que me movió a comprármelo.

    A ver si es cierto que Amazon abre en España. Será divertido.

  4. Totalmente de acuerdo, la pena es que el mismo problema apareció con la música, luego con el video y ahora con los libros y la industria, en lugar de mirar hacia atrás y ver que hay algo que no funciona, vuelven a repetir los mismos errores, en fin…

  5. Uno de los problemas es que los señores del negocio pretenden mantener unos márgenes inaceptables. Desde que tengo un teléfono con Android he comprado más software de pago de lo que he adquirido nunca como usuario de ordenador. Programas de uno, dos o cuatro euros que me solucionan un problema o me parecen interesantes. Si el precio es razonable (y 11 euros por un libro electrónico no lo es), estoy dispuesto a pagar, sobre todo porque de ese modo la calidad está asegurada.

  6. Luna, bienvenida a Anotado.
    Yo no creo que todo deba ser libre y gratuito. Si fuera así ¿quién escribiría? ¿Tendríamos las novelas, ensayos,… con los que disfrutamos? Yo creo que no. Lo que creo es que comprar debe ser tan fácil o más de lo que es descargar sin pagar, y creo también que los precios deben ser acordes a las diferencias obvias entre un libro físico, que requiere impresión, manipulación, logística, materiales físicos… y un libro que no requiere de todo eso.

  7. Markus bienvenido, gracias pro tu comentario.
    Personalmente no creo que se trate de una cuestión de "naturaleza del hombre". También es parte de esa naturaleza reconocer el esfuerzo y el talento y recompensarlo.
    Te digo lo que le decía a Luna: ¿tendríamos para leer todo lo que tenemos ahora si quienes escriben no ganaran dinero con ello?
    Y añado algo más que ya he escrito antes alguna vez en este blog: ¿no es también parte de nuestra naturaleza respetar las decisiones de los demás? Creo que si un autor decide compartir libremente está en su derecho, igual que lo está si decide cobrar por acceder a su obra. Y ahí entra nuestra libertad de decidir si nos compensa pagar esa cantidad que nos pide o no.

  8. Cristian, gracias por venir y dejar tu comentario.
    Lo que yo me pregunto respecto a la entrada de Amazon (que yo también estoy deseando, por cierto) es el poder que tendrá para convender a las editoriales españolas, porque si pretende distribuir las obras editadas en España, tendrá que llegar a acuerdos con ellas.

  9. Xoubanet gracias por el comentario.
    Completamente de acuerdo con lo que dices; la diferencia que yo encuentro en este caso es que el público al que se dirigen los libros es ligeramente diferente al de la música. Los early adopters de los reproductores mp3 fueron jóvenes con un punto geek, sin embargo los de los lectores electrónicos son más los lectores frecuentes, personas más con el perfil de mi padre, a los que la tecnología les interesa poco.

  10. Aplaudo a tu padre. Y obviamente el mercado del contenido en libros, música, películas.. tiene que cambiar.. tantos años haciendo el tonto hasta que tenemos un medio de comunicación que lo facilita todo, y no lo quieren explotar.. pero nosotros sí sabemos explotarlo, y eso les corrompe.

  11. Totalmente de acuerdo. Es como hicieron con los DVD's. Tengo una serie bajada de internet y como me gustó luego la compré. Para ver la descargada, introduzco disco, le doy al play y sale la serie. Con la comprada me tengo que tragar publicidad de otras películas y el ridículo mensaje de que descargar es robar. Si estoy viendo el mensaje es porque lo he comprado ¡leches!

    Dan ganas de dejar de comprar.

  12. Ojalá que en la naturaleza del hombre estuviera reconocer el esfuerzo y el talento. El libro electrónico es una excelente posibilidad tecnológica para disfrutar de la lectura de otra manera, pero la pregunta es ¿gratis? Es verdad que el autor pagó por el lector, por el reader. es decir por el soporte, por el continente, ahora llenarlo de contenido es la cuestión. Y no creo que la solución sea el todo gratis. El modelo no se sostiene,argumenta Markus. ¿Cuál modelo? ¿Ese en el que participan; escritor+editor+ librero+ distribuidor+personal de la editorial+ personal de la librería+ personal de la distribuidora+lector? Cuando se sostiene que algo no funciona se ofrece una alternativa o se calla. ¿Y cuál es la alternativa? Un modelo en el que participe: el escritor que escribe porque le gusta hacerlo y se alimenta de aire+ el lector feliz de tener un libro gratis porque pagó por un lector electrónico? Por favor,seamos serios. Es muy fácil argumentar que la naturaleza del hombre es compartir si yo recibo y no doy nada a cambio. Yo me dedico a sabotear webs que piratean y ofrecen descargas gratis de libros sin indicar que se forran con la publicidad pues estas páginas de robo impune son muy concurridas. Y tengo un reader, sólo que pago por cada libro que bajo desde amazon porque respeto la propiedad intelectual y quiero que los escritores que admiro y leo puedan vivir de sus derechos de autor.

  13. y algo más…es bueno saber que los escritores no son los que más ganan con un libro. Los contratos editoriales " generosos" parten con un 5 % del PVP, si el libro supera los 10 mil ejemplares vendidos sube al 6%, si supera los 25 mil sube al 8% y si supera los 100 mil llega al tope del 10%. Ningún escritor de lengua española ha superado ese tope y demás está decir que son muy pocos los que superan los 10 mil ejemplares vendidos. Hay ciertamente gente poco informada que creen que la literatura es un negocio estupendo para el escritor, incluso hay talleres de best seller´s en los que, para incentivar al autor le citan las cifras de ventas de las novelas de Harry Potter y casi los convencen de que serán millonarios con sólo sentarse frente al ordenador. Pero la literatura, por fortuna, es algo más compleja que eso. Muchas editoriales han recibido ofertas por sus libros más populares, los nuevos negociantes de literatura, que de editores no tienen nada, que no tienen ninguna pasión por la literatura, que cuando hablan de libros prefieren decir "productos", han hecho ofertas que son francamente ridículas, y a cambio ofrecen un porcentaje en lo que genera la publicidad. Hace una semana, porque quería leer en inglés "L.A. Confidential" de James Ellroy, lo compré en amazon, y el que quiera podrá ver que esa edición digital contiene exactamente 48 páginas de publicidad.

  14. Blackbart, gracias por tu aportación.
    Yo creo que tocas un tema esencial, que es parte central de lo que trataba de transmitir en mi post: una inmensa mayoría quiere (queremos pagar), pero las editoriales nos lo ponen complicado.

    Si descargas de Amazon (como yo también descargo) es porque puedes leer en Inglés, pero la mayor parte de los lectores españoles no pueden hacerlo. Ese es uno de los problemas esenciales: la editoriales españolas llegan tarde, los lectores compran disposititivos, intentan comprar, y se encuentran con lo que se encuentran.

    Y esto no hace sino ir en contra de los intereses de los autores, que han creado su obra y ven cómo aquéllos a los que encomiendan su distribución lo complican tanto que logran el efecto contrario.

  15. blackbart, ya sabemos que los autores cobran una parte mínima de lo que cuesta el libro. Pero ese es un motivo más para bajárselo gratis.

    Pagar 20 euros a libreros, distribuidores, editores, impresores y papeleros (profesiones dignas, pero inútiles) para que al autor le llegue una limosna de 1 ó 2 euros es una gilipollez, simplemente.

    No me importaría pagar 2 ó 3 euros a los autores de los libros que me descargo por ahí y leo, pero no me dan esa posibilidad. Y sería muy simple, pero parece que los autores no se atreven a enfrentarse al "establishment" y siguen defendiendo como capullos a los que no hacen más que forrarse a su costa.

    Si se atrevieran, lo tienen facilísimo. A los autores que se autoeditan y venden por Amazon les dan hasta el 70 % del precio del ebook. Ya hay algunos que han vendido más de un millón de "ejemplares".

    Por supuesto, no es la única manera de ganar dinero en el mundo digital. Lo único que no puede funcionar es empeñarse en mantener lo que la industria del libro llama la "cadena de valor", o sea, que todos los que viven ahora del negocio puedan seguir chupando siempre. Como si cuando uno compra un refrigerador o una estufa eléctrica tuviera que seguir pagando a los hieleros y a los carboneros.

  16. Epicureo, gracias por participar en el debate.
    Estoy de acuerdo en parte del fondo de lo que dices, pero no puedo compartir que haya razones (sean las que sean) para bajarse cosas gratis si esa no es la voluntad del autor.

    Existen opciones, y tú mencionas algunas, pero creo que al final la decisión última es del autor (tanto en lo relativo al modelo como al precio), no del que quiere acceder al contenido.

  17. No creo que hoy en día los autores en general decidan mucho. Desde luego, no puedo imaginarme que un autor pueda decidir que los contratos leoninos de los que habla blackbart son justos. Es, simplemente, lo que hay o lo único que conocen.

    Moralmente, claro, tienes razón. Debería decidir el autor. Pero la moral no es algo fijo e inmutable. Los derechos de copia de los autores pueden pasar a la historia, como han pasado otros privilegios. Porque es un privilegio: la mayoría de la gente sólo cobramos una vez por nuestro trabajo, y no nos pagan cada vez que otros lo utilizan o copian.

    Hay decisiones que son manifiestamente equivocadas. Por ejemplo, Mario Vargas Llosa, o su agente, ha decidido no vender sus libros en ningún formato digital, y punto. Pero cada vez hay más lectores de ebooks. Y nos estamos acostumbrando a encontrar ¿ilegalmente? lo que legalmente no existe.

    Eso no se soluciona cerrando algunas webs, como no se soluciona la drogadicción deteniendo a unos cuantos camellos. Peor, porque la droga es cara y las descargas no cuestan nada.

    Si no se implanta de inmediato una forma muy fácil y barata de descargar lo que quieras legalmente, dirigida a los "novatos" digitales (Amazon y Apple lo hacen bien), la cultura de lo gratis va a arraigar sin remedio, porque ya existe una forma no muy difícil y gratis de descargar lo que quieras.

  18. Lo primero de todo, dejar claro que estoy de acuerdo en que el modelo de negocio tiene que cambiar, no se puede trasladar el modelo de negocio en papel al modelo de negocio digital. Sin embargo, se han hecho un par de afirmaciones que se han hecho en los comentarios que conviene puntualizar.

    1. Los porcentajes de los autores. Aunque tradicionalmente son los que se han dicho, la aparición de nuevas y pequeñas editoriales volcadas al mundo digital ha cambiado un poco el panorama. Eso y el trabajo de unos cuantos agentes que se han dado cuenta de que el porcentaje de los autores debería ser mayor. Ya hay unos cuantos que cobran el 25% o incluso más.

    2. Los trabajos de editores, distribuidores, impresores y papeleros no es inútil. Otra cosa es que sean más útiles en el mundo del papel que en el digital, pero aún así siguen siendo importantes. Por ejemplo, los libreros funcionan además como fantásticos prescriptores de lecturas, no sólo como vendedores de un "producto". Y pasa igual con los editores. No se limitan a "empaquetar", sino que corrigen, revisan y buscan la mejor forma de acercar algo que consideran que es bueno y que han ayudado a mejorar.

  19. Tindriel, gracias por participar en el debate.
    Desconozco el modelo de reparto de ingresos de los diferentes actores, de lo que estoy convencido es de que estaba diseñado para un modelo determinado que está cambiando muy rápido.
    El papel que describes de cada eslabón de la cadena está viéndose muy afectado por las posibilidades de la tecnología. Lo que está por ver es cómo se adapta cada uno a la nueva situación, y si todos permanecen.

  20. Hay dos cosas que quiero comentar sobre todo esto. La primera es manifestar mi sorpresa por lo indulgente que es todo el mundo con Amazon, mientras critican a las tiendas españolas de libros electrónicos. Si se critica por la complicación en la compra, no veo diferencia alguna. Yo compro en Casa del Libro y el proceso de registro es casi idéntico al de Amazon. Luego estoy de acuerdo en que es más fácil comprar en Amazon con el kindle, pero es que es un aparato hecho específicamente para eso, y en cualquier caso sería la única diferencia. Con respecto al precio, encuentro igualmente caros los libros de Amazon, que con frecuencia lo son más en versión ebook que en formato físico de bolsillo. Respecto al DRM, se critica al de Adobe cuando Amazon tiene el suyo propio, lo que elimina toda diferencia.
    Encuentro igual de criticable el sistema de Amazon que el de la Casa del Libro (que es la fuente que conozco).
    El segundo comentario es que en las nuevas versiones de Calibre se pueden instalar plugins, uno de los cuales -cuyo enlace por desgracia no conservo pero que encontré buscando en google- descerraja automáticamente el DRM de Adobe, hay otro para el de Amazon y varios más con los que no he tenido que enfrentarme todavía, permitiendo cargar el libro y transformarlo como si no existiera ninguna restricción. Me imagino que ese plugin habrá que actualizarlo constantemente para que siga funcionando, pero qué se le va a hacer. En todo caso, para mí fue un buen hallazgo.

  21. Xab, gracias por dejar tu comentario.
    La reflexión de mi padre sobre que resulta más complejo comprar que descargar sin pagar creo que resume tu reflexión.
    Quien nunca va a pagar, siempre encontrará la forma de saltarse las barreras, así que tanto las editoriales como los distribuidores deberían ponérselo fácil al que quiere pagar para que no se dejen atraer por el "lado oscuro".

  22. Totalmente de acuerdo! he vivido experiencias semejantes y siempre acabo pensando lo mismo: parece que si se puede hacer fácilmente, no muestra el valor de lo que se ha pagado…
    Se lo ponen difícil al pobre usuario para que piense "claro, con lo complejo que debe ser esto, es normal que cobren lo que cobran"… Deben darse cuenta que ya no cuela el cuento de "make it complex to show that it is worth it!"!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.