No me gustan los libros

Publicado por en libro electrónico

LibrosBueno, lo cierto es que ni me gustan ni me dejan de gustar.

Lo que me gusta es leer. Y no me importa el formato ni el soporte. Puede ser un libro, un periódico, una revista, la pantalla de un ordenador, la de un smartphone, la de un lector de libros electrónicos o la de cualquier soporte que se me pueda ocurrir. Y no me importa usar varios soportes a lo largo del día, porque, insisto, lo que me gusta es leer.

A mi padre le gusta leer. Es capaz de leer dos o tres libros a la vez, varios a la semana, lee de forma sistemática. El pasado viernes le regalamos un Kindle DX por su cumpleaños. En 24 horas había leído libro y medio.

Decían hace poco en el Wall Street Journal que quienes tienen un lector de libros electrónicos leen más que quienes no lo tienen, y esto parece que tiene sentido. Tiene sentido que en este caso los early adopters no sean los más tecnófilos, sino los que más leen, lo cual de salida invalidaría una hipotética conclusión precipitada de que “el libro electrónico hace que se lea más” a favor de las más lógica de “quienes más dinero se gastan en libros son los primeros en usar estos nuevos dispositivos”.

Si esto es así, y los datos publicados en el WSJ al menos llevan como mínimo a considerarlo, las editoriales (y los escritores) deberían darse un poco de prisa en satisfacer la demanda que se les va a venir encima por parte de sus mejores clientes. Clientes muy leídos que no se van a creer que impresión, almacenamiento, transporte, distribución, … suponen una pequeña parte del precio del libro. Clientes que muchas veces optan por una edición cara, de tapa dura, y otras por una más económica por criterios que sólo ellos conocen: precio, autor, género, voluntad de conservar y releer, … Clientes que muy pronto se van a empezar a preguntar por qué si se gastan 20 Euros en un libro “en papel” no pueden acceder directamente a su versión digital para leerlo en el soporte que quieran.

Yo estoy seguro de que mi padre va a seguir comprando libros en papel, pero también lo estoy de que va a usar su Kindle, y mucho. Como usa (y mucho) su iPod.

Entradas relacionadas:
Libro electrónico ¿posicionamiento de producto?
Las editoriales se equivocan
Dios es una biblioteca