Google, eso no es nuevo.

Publicado por en Empresa, estrategia

Hace años ya, ocho o nueve, cerré un acuerdo con Maptel (empresa del grupo Telefónica dedicada a cartografías, que posteriormente se integró en Telefónica Soluciones), para posicionar en sus mapas todo el cuadro médico de la aseguradora de salud para la que yo trabajaba entonces (unas 18.000 referencias).

La idea (novedosa y pionera en aquel momento) era que, en la página web de la aseguradora, junto al detalle del médico/clínica/hospital apareciera un mapa de ubicación que ampliara la información. También se podía buscar proximidad, navegar el mapa…

Nota antes de seguir leyendo: en aquel entonces Google Maps no existía, le faltaban unos años, y este era un servicio que parecía iba a estar dominado por las compañías que lideraban el mercado de la cartografía, como Vía Michelín quien, por cierto, también nos hizo una oferta.

Parte de ese acuerdo, como “oferta de lanzamiento” fue que, durante unos meses, esas 18.000 direcciones aparecieran también identificadas con el logo de la compañía en los mapas que aparecían en Terra, que por muy olvidado que lo tengamos hoy, era entonces el portal de referencia.

Lo cierto es que la acción tuvo bastante impacto (no tengo ya acceso a estadísticas), sobre todo porque en las áreas centrales de las principales capitales la densidad de médicos y clínicas que trabajaban con la aseguradora era tal que hacía que el mapa apareciera literalmente cubierto por el logo de la compañía.

Google MapsMe acuerdo ahora de esto, porque Google, después de unos meses en prueba en Australia y Nueva Zelanda, está empezando a permitir a algunas empresas en EE.UU. que prueben el nuevo servicio de iconos patrocinados, de forma que su logo aparezca identificando su ubicación en el mapa que se está consultando.

Es decir, lo mismo que Terra hace años.

Tendrá éxito, seguro.

¿Por qué no lo tuvo el mismo servicio de Maptel? ¿Era demasiado pronto? ¿Terra no tenía el Glamour de Google? ¿Por qué Google ha esperado tanto para ofrecer esto?

Preguntas, preguntas, preguntas. Retóricas en realidad, porque ¿realmente importan las respuestas? Posiblemente mucho menos que la marca.