¿Sigues trabajando en un departamento?

DepartamentoYo hace mucho tiempo que empecé a plantearme seriamente dejar de trabajar en un departamento.

“Departamento” suena a división, a compartimento estanco, a “esto no es de mi negociado”, a “yo a lo mío”, a organizaciones que ponen sus reinos de taifas y sus luchas de poder internas por delante de la necesidades e intereses de sus clientes y de la realidad del mercado.

“Departamento” suena a decisiones lentas, a “no te metas en mi territorio”, a burocracia, a jerarquía, a despachos, a privilegios, a objetivo contrapuestos.

Las organizaciones de hoy no pueden permitirse tener departamentos. Las organizaciones que quieren sobrevivir hasta mañana tienen que ser ágiles, comunicarse, olvidarse de la estructura tradicional, crear nuevas formas de trabajar.

Eso o ver cómo, mientras están mirándose al ombligo, llega otro que si entiende las nuevas reglas del juego y las deja fuera de juego antes incluso de que se den cuenta de que ese otro existe.

Por eso no quiero trabajar en un departamento.

2 pensamientos sobre “¿Sigues trabajando en un departamento?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.