Tabaco y libertades

Hace un par de semanas que quería escribir este post.

Leí entonces esta noticia en El País: La OMS no contratará ningún fumador, aunque sólo lo sea en privado.

Vaya por delante el disclaimer: no soy fumador, es más, soy no fumador “activo”. Tengo amigos y familiares que me consideran intransigente en este sentido. Estoy a favor de la prohibición absoluta de fumar en centros de trabajo, bares y restaurantes.

Dicho esto, creo que la decisión de la OMS es absolutamente contraria a las libertades más básicas de la persona. ¿Qué es eso de discriminar a una persona porque en privado realice una actividad que es perfectamente legal?

Estamos perdiendo el norte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.