Spam y cabeza.

Hace un par de semanas un amigo celebraba su cumpleaños en un bar de copas al que íbamos cuando estábamos en la facultad y no se le ocurrió mejor idea que mandar la convocatoria por correo electrónico a unas cincuenta personas dejando visibles las direcciones de correo de los destinatarios.

Desde entonces ese bar de copas me “espamea” sin piedad.

Hoy ha mandado este mensaje (tacho la dirección para no hacer demasiada publicidad):

spam
Por favor, atención a las última frases (el recuadrado es mío), las reproduzco:

“Servicio de aparcacoches.

Bebe sin moderación, basta ya de tanta responsabilidad”.

Una cosa es el spam, pero esto ya …

Y yo me quejaba de lo de Nocilla.

Hay gente que definitivamente se ha dejado la cabeza en algún sitio y no sabe dónde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.