En publicidad no vale todo.

Publicado por en publicidad

Publicidad irresponsableAyer vi en televisión el nuevo anuncio de Nocilla.

En él una madre de rasgos claramente occidentales se enfrenta a diversas situaciones en las que su hija, de rasgos claramente orientales, la rechaza.

La locución le sugiere solucionar sus problemas como su madre lo hacía con ella: una rebanada de pan con Nocilla lo arregla todo, y madre e hija ríen juntas.

No dejan de sorprenderme la falta de respeto con la que algunos creativos publicitarios hurgan en las heridas más profundas de la sociedad para esconder su falta de ideas ni la increíble falta de sentido común de los profesionales de marketing de las empresas que permiten que insultos como éste salgan a la luz manchando la imagen de su marca.

Hay dos tipos de parejas que acuden a países asiáticos (principalmente China) para adoptar a sus hijas: las que tras años de intentar infructuosamente tener hijos naturales optan por la adopción, o las que teniendo sus hijos naturales deciden adoptar para poner su enorme grano de arena en dar la oportunidad de tener una vida digna a esas niñas.

Ambas realizan un enorme esfuerzo personal y emocional para poder lograr que esas niñas formen parte de su vida.

No pertenezco a ninguno de estos dos tipos, creo que me falta coraje.

Esas familias no se merecen que nadie frivolice ni venda productos a costa de su valor y sus sentimientos.

En publicidad no vale todo.

Yo he decidido no comprar más este producto.