En publicidad no vale todo.

Publicidad irresponsableAyer vi en televisión el nuevo anuncio de Nocilla.

En él una madre de rasgos claramente occidentales se enfrenta a diversas situaciones en las que su hija, de rasgos claramente orientales, la rechaza.

La locución le sugiere solucionar sus problemas como su madre lo hacía con ella: una rebanada de pan con Nocilla lo arregla todo, y madre e hija ríen juntas.

No dejan de sorprenderme la falta de respeto con la que algunos creativos publicitarios hurgan en las heridas más profundas de la sociedad para esconder su falta de ideas ni la increíble falta de sentido común de los profesionales de marketing de las empresas que permiten que insultos como éste salgan a la luz manchando la imagen de su marca.

Hay dos tipos de parejas que acuden a países asiáticos (principalmente China) para adoptar a sus hijas: las que tras años de intentar infructuosamente tener hijos naturales optan por la adopción, o las que teniendo sus hijos naturales deciden adoptar para poner su enorme grano de arena en dar la oportunidad de tener una vida digna a esas niñas.

Ambas realizan un enorme esfuerzo personal y emocional para poder lograr que esas niñas formen parte de su vida.

No pertenezco a ninguno de estos dos tipos, creo que me falta coraje.

Esas familias no se merecen que nadie frivolice ni venda productos a costa de su valor y sus sentimientos.

En publicidad no vale todo.

Yo he decidido no comprar más este producto.

4 pensamientos sobre “En publicidad no vale todo.”

  1. Hola,

    Estamos en proceso de adopción en China por lo que creo que tengo derecho a dar mi opinión.

    Si lo que queremos es que las personas vean a nuestros hijos, sólamente como eso, nuestros hijos, sin cuestionarse color ó raza, no veo ningún tipo de falta de respeto en el anuncio.

    A mi, particularmente me gusta que se muestren las familias de "salimos de la familia tipo", quizá sea la manera de que se entienda que no sólo existe la familia convencional, sino que la palabra familia engloba mucho más.

    Saludos

  2. Muchas gracias por el comentario.
    Lamentablemente hace unos meses cambié el sistema de gestión de comentarios y se perdieron los anteriores, de todas formas te pongo el enlace para que los puedas consultar por si te interesa:

    http://is.gd/3KDun

    Hace tres años de este post, lo releo, y sigo pensando más o menos lo mismo: con las excusa de reflejar una nueva realidad familiar, en realidad lo que se está haciendo es un uso interesado que no me gusta.

  3. Yo también escribo años después de tu primera entrada, porque han actualizado el anuncio, la misma chini sale más mayor y todo el protagonismo en el anuncio es suyo, ¿y sabes qué? ¡que me encanta el anuncio! Ojalá mi futura hija, que será china y a la que llevo esperando ya 3 años, sea la mitad de guapa y simpática que ella. Eso sí, nunca he sido muy de Nocilla, yo de enana era adicta al Pralín, pero como ya no hay, compartiré con mi pequeñaja tortitas con Nutella, que me salen riquísimas!!
    Creo que a veces, queriendo ser tan políticamente correctos, vemos fantasmas donde no los hay.
    Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.