¿Cómo aprendemos a usar las redes sociales?

Publicado por en Educación, Internet, menores, niños, Redes sociales

Foto ojo

Fotografía de Truthout.org en Flickr

Me preocupa cómo estamos formando a los niños y jóvenes en el uso de herramientas digitales. Me preocupa, porque por mucho que nos quieran vender el concepto de los “nativos digitales” como una especie de nueva casta que lleva “lo digital” en el ADN, la realidad es que están usando activamente gran cantidad de herramientas en línea sin conocer realmente las implicaciones de lo que están haciendo y, lo que es peor, bajo la supervisión de padres y maestros que tampoco las conocen.

Los adolescentes españoles tienen la suerte de iniciarse en entornos sociales con el uso de Tuenti. Tuenti es una herramienta maravillosa porque es una especie de club privado en el que no entra Google (el ojo que todo lo ve) y que, por tanto, permite parafrasear el famoso dicho de “Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas”: “Lo que pasa en Tuenti se queda en Tuenti”.

Esta es una suerte que dura poco y que tiene un enorme lado oscuro.

Dura poco porque en cuando dejan de verse como adolescentes dan el salto a “las redes de los mayores” (léase aquí Facebook, Twitter, …).

Y tiene un enorme lado oscuro porque tras haber realizado el primer aprendizaje real (y autónomo) en el uso de redes sociales en este entorno cerrado, reproducen en las otras el comportamiento que han aprendido en Tuenti sin ser conscientes de que estas otras herramientas no tienen las barreras de privacidad que tiene Tuenti, ni su invisibilidad ante Google (más bien al contrario, algunas tienen una extrema visibilidad).

Personalmente me aterra ver las fotos que las amigas de mis hijas cuelgan en Instagram, los muros de Facebook que veo en candidatos a procesos de selección, o los comentarios descontrolados en Twitter en muchos universitarios. Y aunque esto no es ni mucho menos patrimonio exclusivo de quienes llegan a estas redes desde Tuenti, la verdad es que creo que empezar por un entorno que es radicalmente distinto al que se van a encontrar después no ayuda mucho.

Es como si les cambiaran las reglas del juego sin avisar.

A la vista de esto, se entiende que algunos quieran poner los medios para que se pueda borrar la historia digital de los menores. Yo creo que sería mejor promover un cambio en la formación que reciben para que sean conscientes de lo que hacen y las implicaciones que tienen, y se acostumbraran a analizar en detalle las herramientas antes de empezar a usarlas.

La verdad es que si el modelo de todas las redes fuera el seguido por Tuenti las cosas serían más sencillas.

Luego está el tema de la recogida de datos y el profiling, pero eso es harina de otro costal.