Las pequeñas diferencias I

Llevo aquí en EE.UU. ya casi dos meses, y la verdad es que la adaptación ha sido bastante fácil.

A lo mejor es porque es cierto eso que dice alguno por ahí de que Miami no es EE.UU. sino el Tercer Mundo.

Esto no quiere decir que no haya cosas a las que hay que acostumbrarse, y que hacerlo a algunas de ellas me está resultando tan complicado como lo del Euro y la Peseta.

Con este empiezo una serie de posts sobre esas cosillas:

Temperaturas en Farenheit, en lugar de en Centígrados. El agua se congela a 32 y hierve a 212. Cuando mis hijas están a 100 es que tienen unas décimas de fiebre. Y la operación no es fácil: para pasar de Farenheit a Celsius se resta 32 y se divide entre 1,8. Como para hacerlo de cabeza.

Distancia y velocidad en millas y millas por hora (afortunadamente el tiempo sí se mide igual). Una milla son 1609,344 metros.

Pero lo de las medidas de longitud no acaba aquí: una milla tiene 5.280 pies (ni uno más ni uno menos), que son 30,48 centímetros. Tres pies hacen una yarda (91,44 centímetros). El pie tiene doce pulgadas, y cada pulgada son 25,4 milímetros.

¡Con lo fácil que es el sistema métrico decimal!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.