Sobre muertes y herramientas complementarias

Como consecuencia del anuncio del cierre de Bloglines, se ha hablado esta semana de que si los lectores de RSS están muertos o no, aunque parece que pese a la «muerte» de un pionero, «el nuevo» (Google Reader) goza de muy buena salud.

Después del dato publicado hoy en TechCrunch de que el 25% de los tweets contiene enlaces, lo que sí parece claro es que la forma en la que llegamos a contenidos sigue cambiando.

El lector de feeds es reactivo: el usuario tiene el control, y llega al contenido cuando tiene tiempo y el dispositivo adecuado (no a todos nos gusta ver todos los contenidos en un dispositivo móvil en en metro). Si quiero prescindir de él y depender sólo de Twitter necesito herramientas complementarias como Read it Later, Instapaper o las propias listas de Twitter que me apoyen el (a veces) apabullante streaming de Twitter con un «buzón» donde tengo guardado lo que quiero leer.

Habrá quien sustituya una herramienta (lector) por un canal (Twitter), pero lo que parece más natural es verlos como complementos uno del otro, porque donde sí Twitter puede estar ganando la partida es en la función de compartir, o al menos de medio por el que notificar que se quiere compartir algo, y luego enlazar a la fuente o al lugar (Buzz, Friendfeed, …) donde he comentado algo sobre esa fuente.

De lo que parece que no hay duda es de que con más de 90 millones de tweets al día, Twitter sí goza de una estupenda salud.

Etiquetas:

7 pensamientos sobre “Sobre muertes y herramientas complementarias”

  1. ¿Y qué ocurre con la función del RSS como recolector de material? Los enlaces que ponemos en Twitter deben llegar de alguna parte, no sólo de RTs. Para quienes se encargan de buscar y difundir buenos contenidos, un recolector (llámalo Google Reader, llámalo X) es fundamental. Mientras exista la necesidad, habrá herramientas que la cubran. Eso espero 😉

  2. Esther:
    A eso me refiero con que son herramientas complementarias.
    Antes esa recolección se hacía por suscripción con el lector (o agregador, como se le llamaba antes). Ahora además de eso, recibimos enlaces a través de Twitter.
    El acceso a enlaces con 10 horas de antigüedad en Twitter es incómodo (por no decir muy difícil si sigues a mucha gente y/o es muy "comunicativa"), en el lector de RSS es más fácil, porque hay menos ruido.
    Antes esa difusión a la que te refieres se hacía mediante el agregador, pero ahora se hace desde Twitter, bien directamente, bien porque el agregador "dispara" el tuit, y el RT le ha dado una potencia a la que el agregador no llegaba.

    Por cierto, me alegro de verte por aquí.

  3. Creo que las que llamas herramientas complementarias (readers, Instapaper, twitter) se han convertido en principales y las hasta ahora principales (www y mail) están dejando de serlo a gran velocidad. El futuro se anticipa diferente y humildemente creo que vendrá cargado de herramientas pensadas para dispositivos móviles (smartphones, tablets y bichos de nueva creación).

    Aripaco

  4. Paco:
    Sin ninguna duda, pero creo que la sofisticación de dispositivos y herramientas dará más poder al usuario para usar la herramienta o combinación de ellas que le resulte más atractiva o útil en cada momento.
    Posiblemente quien entra nuevo opte por herramientas complejas que le den acceso a todo, y los que lleven más tiempo traten de buscar funcionalidades nuevas que añadir a lo que ya tienen.

  5. Cierto, la curva de uso tecnológico apunta por ese camino. Sólo espero que no produzca excesiva fragmentación y desorientación al usuario. Hoy las líneas están más o menos definidas.. mañana, lo dudo, y no precisamente por la llegada de nuevos dispositivos o servicios, sino más bien por la amenaza cierta a la "net neutrality" que sin duda supondrá una desdemocratización del sistema tal como lo conocemos.

    Aripaco

  6. Llego a este post vía Reeder, un cliente de Google Reader para iPad, de pago. En la evolución, el hw tb influye. Por otro lado, seguramente el n de usuarios de lectores RSS seguro que ha crecido. Pero no en la misma proporción q el de usuarios de twitter o redes sociales.

    Por eso el RSS no morirá. Manía de matar cosas, empezando por mi 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.