Crear y emprender – Fundación Telefónica

Publicado por en Educación, emprender

Hoy ha sido un lujo asistir a la sesión “Crear y Emprender” de la Fundación Telefónica. El nuevo formato me ha gustado: se ha creado más conversación, y los participantes han estado más cercanos, menos “enlatados” que en sesiones anteriores. todos ellos han tenido intervenciones excelentes.

Se ha hablado de muchas cosas, pero yo me he quedado con las ganas de comentar un par de cosillas y, aún siendo consciente de que aquí no tengo la oportunidad de entrar en el debate con los demás participantes, por lo menos me obligo a plasmarlas de alguna manera.

Decía Jesús Encinar que “Emprender es la mayor fuerza de cambio social, no la educación”, y no he tenido la oportunidad de decirle que no estoy de acuerdo.

No estoy de acuerdo porque, en mi opinión, en esto sí que está claro si fue antes el huevo o la gallina. La educación que recibimos (y no sólo me refiero a la formación reglada, sino al concepto más amplio de educación) es lo que transmite los valores que fomentan o anulan la necesidad de emprender, el reconocimiento de la labor del emprendedor, y muchos otros valores que la educación de otros países sí transmite. Agustín Cuenca ha dicho con mucho acierto que en el colegio debería haber una asignatura de “Educación para la emprendeduría“, y no puedo estar más de acuerdo en la idea. Nuestro sistema educativo no es una incubadora de talentos, y debería serlo.

Ana María Llopis ha hablado del éxito de programas de generación de ideas dentro de empresas, pero no nos ha dicho nada del paso siguiente a la generación de esas ideas. En mi experiencia en este tipo de programas en empresas no es complicado que surjan ideas, todos podemos “dar” ideas, lo que no es tan sencillo es “recibir” ideas. Que venga alguien del departamento contiguo a decirte cómo hacer mejor algo no es una cosa que normalmente se reciba bien. Creo que el éxito del siguiente paso a la generación de ideas requiere de una transformación profunda de la organización.

Paco Ragageles ha mencionado de una forma muy gráfica que existe una brecha entre el “mundo real” y “la red”. Tampoco puedo estar de acuerdo con esto. Yo no diferencio entre “mundo real” y “red” como él hace. Entiendo que a lo que se refería es que quienes tienen puestos de responsabilidad en las empresas, muchas veces no ven que las nuevas generaciones se forman de forma diferente a como lo han hecho ellos.

Y esto es porque las tecnologías de acceso a la información y la comunicación están cambiando la realidad y las necesidades de la formación. Antes la formación se centraba en transmitir un conocimiento que sólo estaba al alcance de algunos. Actualmente el conocimiento está ahí, libremente accesible. Esto cambia cómo debe impartirse la formación. Los niños y jóvenes de hoy aprenden a obtener lo que buscan dentro de un mar de información, y muchas veces se ven desmotivados en la escuela/universidad porque el cuerpo docente no se ha adaptado.

No es una cuestión de brecha “mundo real” frente a “red” es una brecha entre generaciones.

En conclusión, ha sido un evento muy positivo, en el que han salido ideas muy interesantes y que ha logrado algo estupendo: ¡he vuelto a escribir después de casi dos meses!