Entrega de diplomas Inesdi 2015/2016

Publicado por en Cambio, Citas, eventos, formación, transformación

Graduación Inesdi

Los graduandos de Inesdi Madrid 2015-2016 muestran sus teléfonos móviles

Ayer se celebró la entrega de diplomas de varios de los programas de Inesdi en Madrid. Llevo varios años colaborando con esta escuela, pero es la primera vez que me piden que participe activamente en un evento tan señalado. Concretamente me pidieron que representara a los profesores dirigiendo unas palabras a los graduandos.

Además de Ana Sánchez Blanco, Directora Académica de Inesdi que ejerció de maestra de ceremonias y Joana Sánchez, Presidenta de Inesdi, quien cerró el acto, compartí atril con Blanca Gómez, Directora de Talent Acquisition para Europa Occidental de Microsoft en calidad de madrina del curso académico y con Patricia Suárez representante de los alumnos.

Muy interesantes las intervenciones de mis compañeras de atril.

Blanca Gómez lanzó cuatro recomendaciones:

  • Sed aprendices de por vida.
  • Pedid feedback.
  • Conoced la empresa y el sector en detalle.
  • Cuidad la red de contactos que habéis hecho en estos meses en Inesdi.

Es curiosa la coincidencia de que la primera y la última estuvieran también entre las mías.

Patricia Suárez nos dirigió unas palabras muy emotivas sobre su experiencia realizando el programa, e hizo énfasis en la figura del profesor, lo cual es curioso, porque yo, sin habernos puesto de acuerdo, lo hice en la del alumno.

Las palabras que yo dirigí a los graduandos, los Directores y los Profesores de Inesdi son las siguientes (omitiendo un par de intentos de chiste que, si ya en directo son arriesgados, por escrito pierden todo el contexto):

Inesdi Portavoz Profesores

Buenas tardes.

Qué enorme honor y qué terrible responsabilidad me ha asignado hoy Inesdi: Representar a los profesores de una escuela como ésta en un evento que es la culminación de un proceso que ha sido intenso y espero que productivo para todos.

Me toca representar a profesionales destacados en sus especialidades que han compartido tiempo, conocimiento y experiencia con vosotros para ayudaros en el proceso de entender por dónde se está moviendo el mundo que nos ha tocado vivir y que os han dado algunas pistas sobre cómo poner todas estas nuevas herramientas que surgen cada día al servicio de vuestras organizaciones, de vuestros clientes, de vuestros negocios…

Dirigirme a vosotros después de Ana Sánchez-Blanco y Blanca Gómez y antes de Patricia Suárez y Joana Sánchez me pone no solo justo en el medio, sino que con la agenda en la mano, me pone también a mitad de camino del cóctel y la celebración. Así que seré breve.

Antes de empezar a aburriros dejadme que os haga una pregunta:

¿Alguien lleva un teléfono móvil encima?

¿Podéis levantarlo un momento? Necesito la foto para mi blog (nota: esta es la foto que ilustra este texto).

Por favor, aseguraos de que está encendido, no quiero que por mi culpa nadie se pierda un mensaje de Whatsapp. Telegram, Line, WeChat, Signal, Slack, un mensaje de Facebook, un tuit ingenioso…

Bromas aparte.

Si los números que tengo son correctos, y no hay motivo para que no lo sean, hoy se van a entregar 119 diplomas.

119 personas que habéis confiado en Inesdi para actualizar vuestros conocimientos, reciclaros profesionalmente, poneros al día, especializaros en disciplinas que ya conocíais… Cada uno tendrá sus motivos.

¿Sabéis? Como profesor mi experiencia es muy similar a la que vivo en casa como padre de tres adolescentes. Es la sensación constante de que quien tengo delante se cree que sabe más que yo.

¿Y sabéis una cosa? Igual que me pasa en casa, en bastantes ocasiones es así.

Porque todas y cada una de las personas con las que nos cruzamos en la vida sabe algo que nosotros no sabemos. De todas podemos aprender algo. Todas pueden ser nuestro profesor de una manera u otra.

Por eso de los dos roles que se dan en el aula, el de profesor es el más sencillo, porque el profesor lo único que hace es transmitir algo que sabe (o que cree que sabe).

La labor complicada en el aula no es esa, la labor complicada es la del alumno, la vuestra, porque requiere de la humildad de escuchar (no oír, escuchar), requiere de procesar, entender y aplicar el sentido crítico para adaptar ese mensaje, verificarlo, procesarlo e incorporarlo al conocimiento de cada uno.

Según el diccionario de la RAE, la palabra ALUMNO viene del latín “alumnus”, que a su vez deriva de la palabra “alĕre” que significa “alimentar”.

Mi primer consejo de hoy: No perdáis esa posición, no dejéis de escuchar, de alimentarios. No dejéis de utilizar vuestro sentido crítico para procesar la información que os llega. Seguid siendo alumnos siempre. Seguid aprendiendo.

Miguel Ángel (que no es un futbolista, me refiero al artista renacentista que pintó la Capilla Sixtina, esculpió el David, el Moisés, etc.) dijo una vez que el riesgo no es apuntar demasiado alto y no llegar, el riesgo es apuntar bajo y lograr el objetivo.

No os pongáis límites. Seguid aprendiendo. Seguid alimentándoos.

Los meses que habéis pasado aquí han sido intensos.

Un día os sentasteis en una clase rodeados de extraños. Un profesor del que no sabíais nada (puede que hasta fuera yo) os dio una primera clase introductoria.

Desde ese día han pasado horas de clase, profesores, horas de estudio y, sobre todo, horas de trabajo con esos que eran extraños, que poco a poco dejaron de serlo, y que ahora están sentados a vuestro lado y ya, de una forma o de otra, forman parte de vuestra vida.

De estos meses en Inesdi os llevaréis un diploma que os acabamos de dar o que os vamos a entregar a continuación. Un diploma que solo vale si, como os decía antes, seguís aprendiendo todos los días.

Pero sobre todo os lleváis esas amistades, esas relaciones, esas horas de trabajo juntos. Y si el diploma solo vale si aprendéis todos los días, estas relaciones solo valen si las alimentáis todos los días.

Ahora que ya las horas de clase y los trabajos no os van a obligar a veros todas las semanas, no permitáis que se pierda el contacto. Compartid enlaces, comentarios, información, pedid consejo…

No sé si alguien os ha contado que vivimos inmersos en un mundo de herramientas que llamamos “redes sociales”. Hagámoslas realmente sociales. Usémoslas para dar y recibir valor.

Este es mi segundo consejo de hoy: Mantened las relaciones que habéis construido. No dejéis que se enfríen. Os ayudará a crecer personal y profesionalmente.

A la madre Teresa de Calcuta (hoy Santa Teresa de Calcuta) se le atribuye esta frase: Yo puedo hacer cosas que tú no puedes hacer y tú puedes hacer cosas que yo no puedo hacer. Juntos podemos hacer grandes cosas.

Seguid juntos. Haced grandes cosas.

Vivimos en unos tiempos en los que hay un tema del que leemos y escuchamos hablar hasta la saciedad: Transformación Digital.

Se está convirtiendo en una marca, en un cliché. Las empresas hacen proyectos de Transformación Digital, las empresas de software nos venden herramientas para la Transformación Digital, las consultoras nos ayudan a transformarnos digitalmente…

No sé muy bien qué es esto de Transformación Digital. Solo sé, como algunos ya me habéis escuchado decir, que en estos tiempos las cosas cambian a la velocidad de la luz y que estos cambios vertiginosos están pillando a las empresas con el paso cambiado.

Yo llevo muchos años pensando que las empresas no existen.

Lo que existen son las personas.

Y son esas personas, que viven en un mundo rodeado de herramientas que cambian rápidamente las que tienen que saber cómo poner esas herramientas que ya usan en su día a día personal, al servicio de su día a día profesional para mejorar la oferta a sus clientes y mejorar su experiencia de uso y de servicio.

No hay Transformación Digital sin formación de las personas.

Vosotros ya habéis iniciado el camino. Sed la semilla que ayude a quienes os rodean a entender el mundo en el que vivimos. Sed su apoyo para poner cosas en marcha.

Y este es el tercer y último mensaje que os quería traer: Sed el cambio. Esto va de actitud, no de herramientas.

Termino con una cita de Walt Disney: La mejor manera de empezar algo es dejar de hablar y empezar a hacer.

Así que sigamos su consejo. Dejemos de hablar de cambiar cosas y de Transformación Digital y empecemos a hacer.

Muchas gracias.