La innovación como actitud.

Publicado por en Empresa, Innovación

Lo dice Dioni Nespral muy bien dicho: las empresas no nacen innovadoras. Lo que yo me pregunto es si las personas nace innovadoras.

Y me encuentro con este post en un momento muy interesante, ya que he estado todo el día encerrado preparando el plan estratégico a cuatro años, lo que será la base del presupuesto del año que viene y una avanzadilla de los presupuestos de los años siguientes.

Todos los años es un ejercicio muy interesante, pero hasta este año no me he dado cuenta de cómo los planteamientos “tradicionalistas”, bien bloquean prácticamente todas las iniciativas que se salen de lo normal o bien condicionan las iniciativas que surgen. Y si bien todo el mundo está de acuerdo con el principio general de que pequeños ajustes llevarán a hacer lo mismo de la misma forma, y que cambios radicales sólo se consiguen con acciones radicales, cuando se trata de salir de la “zona de comodidad” con planteamientos específicos es otro cantar.

Hasta que llega un catalizador, algo que realmente te fuerza a salir de esa zona de comodidad.

En nuestro caso un nuevo jefe, que, a priori, no conoce los detalles del negocio ni el “cómo se hacen las cosas aquí”.

Y si bien esto está teniendo como consecuencia que salgan propuestas más o menos novedosas, la incertidumbre de no saber cómo hacer tu trabajo en este nuevo entorno hace que salga una y otra vez el comentario de que “al nuevo” hay que contarle “cómo es este negocio para que entienda cómo hay que hacer las cosas”.

Estoy de acuerdo con lo que dice Dioni, pero en mi formación jurídica aprendí que las empresas no cometen delitos, sino que son las personas que trabajan en ellas las que los comenten. Y creo que esto es muy aplicable a la innovación. Las empresas no innovan, son las personas que trabajan en ellas las que lo hacen.

Actualización 3/9/2007 23:55
Interesante esta reflexión que veo ahora al hilo de la innovación, “best practices” y mediocridad.