Bibliotecas e Internet

Publicado por en biblioteca, curación de contenidos, Educación, Internet

Noam Ckomsky

Foto de Duncan Rawlinson [CC-BY-2.0] via Wikimedia Commons

Gracias a la herramienta de comunicación social de la compañía en la que trabajo, llego (un poco tarde, eso sí) a esta reseña de una conferencia pronunciada por el lingüista Noam Chomsky en la British Library de Londres.

En nuestra red social se ha generado un intercambio de opiniones sobre la frase que da título al post en el blog de Guillem Carbonell en el que encontramos la reseña:

“Internet ha sido un invento menor al lado de lo que representaron las bibliotecas”

Creo que la frase, no va más allá de un estupendo titular para llamar la atención, y que no se le debe dedicar más tiempo que el estrictamente necesario para su lectura.

Con lo que sí creo que es interesante abrir un debate es con uno de los argumentos en los que Chomsky apoya esa afirmación:

“En las bibliotecas podías estar seguro de que lo que leías era serio. En cambio ahora en Internet hay mucha basura.”

Volvemos a caer en el mismo error de siempre: pensar que internet es comparable a cualquier cosa que había antes.

En las bibliotecas puedes encontrar lo que decide el bibliotecario o quien sea responsable de los fondos de la biblioteca. Según cómo se haga esa labor, puede entrar dentro de lo que hoy se ha venido en llamar “curación de contenidos” o directamente dentro de lo que se ha llamado siempre “censura”. Si se hace lo primero con un criterio documentado y profesional, encontraremos lo que Chomsky dice encontrar en ellas (dentro del criterio del curador), si se hace lo segundo (o no se hace nada más que almacenar cualquier cosa que se encuentre a mano), no.

Si en una biblioteca Chomsky encuentra libros con información no solo no documentada sino claramente manipulada (libros negando el Holocausto de la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo) ¿considerará que eso que lee es serio?

Se sigue cayendo en el error de comparar las herramientas con el uso que se hace de ellas, y esto no nos lleva sino a discusiones hueras con las que no llegamos a ningún sitio.

Decía hace unos años César Antonio Molina que Dios es una Biblioteca y que la lectura es la más pura esencia de la libertad, y yo añado que cuanta más libertad tengo para elegir lo que leo, más necesario es desarrollar el sentido crítico para entender lo que leo y a quien leo.